¡A las trincheras!

Estimado amigo, El mes pasado empecé mi carta con: “¡Empieza la guerra!”. Sólo pretendía ser una simple metáfora explicativa y divertida. Hoy, tan sólo un mes más tarde, tal y como se están… Sigue leyendo